Mayo: Mes de la Medición de la Presión Arterial

 

Continuando con la campaña Mayo Mes de la Medición de Presión Arterial, el Subdirector de Gestión Asistencial del Servicio de Salud Osorno, Dr. Jorge Castilla, se trasladó hasta el Cesfam Pampa Alegre para concientizar a la población usuaria sobre la importancia de mantener controlada la presión arterial a través de los exámenes preventivos de salud y hábitos de vida saludable.

En la ocasión, el Dr. Castilla señaló “para nosotros la campaña mes de Mayo Mes de Medición de la Presión Arterial es de suma importancia porque en Osorno los índices de hipertensión son altos, y eso provoca una serie de consecuencias, como accidentes cerebrovasculares e infartos al miocardio que tenemos 1 a 2 diarios”.

Añadió que la hipertensión arterial se puede prevenir considerando “controlar el consumo de sal, llevar una dieta saludable, hacer actividad física al menos 30 minutos diarios, y acudir a los establecimientos de salud primaria a realizarse los exámenes preventivos que son gratuitos, para pesquisar a tiempo la enfermedad porque es silenciosa, por lo que la invitación a aprovechar el acceso y oportunidad en los Cesfam”.

En la provincia de Osorno, el 41,93% de la población bajo control en Programa de Salud Cardiovascular a diciembre de 2017, tuvo diagnóstico de Hipertensión Arterial, con lo cual se alcanzó una cobertura de 77,2%, según prevalencia nacional para esta patología. Respecto de la compensación de los usuarios bajo control, Osorno ha logrado aumentar las cifras en los últimos 5 años, logrando el 2017 que el 65,33% de los pacientes bajo control se encuentre con cifras de presión arterial < de 140/90 y < de 150/90 mmHg.

En Chile, una de cada siete muertes es atribuible directamente a la hipertensión arterial alta (HTA). Actualmente, un 27% de los mayores de 15 años tienen una presión arterial elevada, pero sólo dos tercios de los que tienen HTA conocen su condición. En general, los hombres tienen una mayor prevalencia en comparación a las mujeres, además que es directamente proporcional a la edad y disminuye a medida que aumentan los años de escolaridad.

La prevención es mucho más segura y menos costosa que las intervenciones necesarias cuando la enfermedad no se diagnostica ni trata. Es fundamental abordar los comportamientos que implican factores de riesgo para desarrollar la HTA, como por ejemplo la dieta poco saludable, el consumo de tabaco, el consumo excesivo del alcohol y la inactividad física. El sobrepeso y la obesidad, así como el exceso de sal en las comidas, son el principal factor de riesgo para tener presión arterial elevada.

En Chile existen una serie de estrategias creadas para promover la vida sana y con ello prevenir la HTA. Entre las estrategias intersectoriales se destaca el Sistema de Protección Integral a la Infancia Chile Crece Contigo creado para acompañar, proteger y apoyar el desarrollo de los niños desde la gestación hasta la primera infancia, independientemente de su nivel económico o social. Chile Crece Contigo contribuye a generar las condiciones para el desarrollo con equidad de los niños en una etapa temprana y crítica del curso de vida, lo que se asocia a una menor incidencia de HTA y otras enfermedades no transmisibles en la vida adulta.

Entre las medidas dirigidas a promover una alimentación más saludable de la población, está la Ley de Etiquetado de Alimentos, que incorpora mensajes de advertencia a aquellos alimentos que excedan un nivel de nutrientes críticos (calorías, sodio, azúcares, grasas saturadas) y, la disminución de la sal en el pan, acuerdo tomado en conjunto con la Asociación Chilena de Panaderos.

En relación a la promoción de la actividad física, se han realizado distintas iniciativas entre las que se destacan la implementación de plazas activas, la construcción de ciclo vías y la habilitación de espacios públicos para realizar ejercicio físico.

En el Sistema Público de Salud, estas garantías se entregan a través del Programa de Salud cardiovascular. Este programa es una estrategia integral con enfoque de riesgo para el control de personas con antecedente de enfermedad cardiovascular ateroesclerótica documentada, diabetes mellitus, hipertensión arterial, dislipidemia y fumadores mayores de 55 años. Este programa, el más grande a nivel nacional, tiene a la fecha más de 2 millones de personas inscritas y realiza acciones de detección, diagnóstico, tratamiento y seguimiento.

 

Fuente: SSO